XXV

(Suite del distrito de Orange)

Una vez conocí a alguien que era hermosa.
Llevaba cintas de color naranja en el pelo,
era un permanente desliz.
Pocas veces estaba presente,
pero la amé.
Igualmente.

había lluvia en nuestra ventana,
la FM estaba destartalada
Pero ella sabía hablar, sí,
aprendimos a hablar.


Y un año
ha pasado.
Un camino demasiado largo para buscarlo,
lo único que hicimos fue romperlo y arruinarlo.
Teníamos todo,
lo que los amantes siempre han tenido.
Lo derrochamos,
y no estoy triste,


estoy loco;



y estoy mal,



y dos años
han pasado.


Ahora su padre ha muerto
y su hermana es una estrella,
y su madre fuma diamantes
y duerme afuera en el coche.

Sí, pero ella recuerda a Chicago,
los músicos y las guitarras,
y la hierba junto al lago,
y la gente que se reía,
y hacía sufrir su pobre corazón.

Ahora vivimos abajo en el valle,
trabajamos en la granja,
subimos en las montañas,
y todo está bien;


y yo aún estoy aquí,
y tú aún estás ahí,
y aún rondamos por ahí. 



Jim Morrison (Poemas ocultos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias!