The sound and the fury

(Mataró, 2011)
«Más allá del crepúsculo sentía el agua, la olía. Cuando la primavera florecía y llovía se olía por todas partes no se notaba tanto otras veces pero cuando llovía el olor comenzaba a entrar en casa con el crepúsculo o porque al atardecer se intensificase la lluvia o por algo que hubiera en la propia luz pero entonces era cuando el olor se tornaba más intenso hasta que ya en la cama yo pensaba cuándo acabará cuándo acabará. La corriente de aire que entraba por la puerta olía a agua, un continuo hálito de humedad. A veces yo conseguía dormirme repitiéndolo una y otra vez hasta que se mezclaba con las madreselvas todo terminó por simbolizar la noche y el desasosiego no me parecía estar despierto ni dormido mirando hacia un largo pasillo de media luz grisácea donde todas las cosas estables se habían convertido en paradójicas sombras todo cuanto yo había hecho sombras todo cuanto yo había sufrido tomando formas visibles grotescas y burlándose con su inherente irrelevancia de la significación que deberían haber afirmado pensando era yo no era yo quién no era no era quién.»


William Faulkner (El ruido y la furia, 1929)

4 comentarios:

  1. De pronto llegó Faulkner y lo trastocó todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha dado ruido y, sobre todo, furia.
      Aunque Faulkner no es el único culpable, eh. Ha tenido ayuda.
      :D

      Eliminar
  2. Si llego a tener vacaciones en agosto, me lanzo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lánzate Marisa! Es increíble, de verdad :)

      Eliminar

¡Gracias!